¿Qué son los Grupos de Ayuda Mutua?

qué son los GAM
Tabla de contenidos

Compartir la noticia

Los GAM o Grupos de Ayuda Mutua se han vuelto bastante populares en los últimos tiempos. Estos encuentros agrupan a personas que comparten experiencias comunes y, en el caso de las personas cuidadoras, pueden ayudarles a abordar sus tareas diarias con más seguridad. Además, también permiten que los integrantes identifiquen mejor sus necesidades y se conozcan a sí mismos en profundidad.

Participar en un GAM puede ayudar a evitar el desgaste del cuidador y permitirle desarrollar herramientas con las que poder hacer frente a situaciones complicadas y a pensamientos negativos.

¿Quieres saber más sobre este tema? ¡Continúa leyendo!

¿Qué son los GAM?

 

Los Grupos de Ayuda Mutua (GAM) son espacios destinados a que distintas personas compartan experiencias vitales relacionadas con una temática común. Pueden enfocarse de muchas maneras: para superar adicciones, para encontrar apoyo en personas que padecen la misma enfermedad, para pasar un proceso de duelo, etc.

Chico joven de pie en el centro de un grupo de personas sentadas en círculo

Las personas cuidadoras pueden encontrar en estos grupos un espacio seguro en el que intercambiar experiencias y sensaciones. El apoyo que se brinda y el sentimiento de pertenencia a una comunidad, pueden ser de mucha ayuda para quienes sienten que ciertas situaciones les superan.

Como bien sabemos en Aiudo, dedicarse al mundo de los cuidados no es una tarea sencilla. Se espera mucho del cuidador y éste debe ser capaz de sobreponerse a las adversidades que se le presentan en el día a día para poder ejercer los cuidados con profesionalidad.

Asistir a estos grupos de apoyo enfocados a trabajadores del sector, puede ser beneficioso para evitar el burnout o ‘síndrome del cuidador quemado’. En este sentido, también puede ser conveniente realizar un curso de gestión emocional de las personas cuidadoras.

¿Cómo surgen los Grupos de Ayuda Mutua?

 

Para constituir un GAM, es imprescindible que un grupo de personas que tengan las mismas experiencias o vivencias se agrupen. Para ello, hay que definir los motivos y objetivos del grupo, así como las características de las personas que participarán en él. También hay que decidir si el grupo acepta o no la entrada de nuevos miembros una vez esté constituido.

Una vez definidos los porqués, habrá que determinar también las características del grupo: tamaño, duración de las sesiones, frecuencia de los encuentros, etc.

Consejos para crear un Grupo de Ayuda Mutua exitoso:

  • El grupo no debe ser ni demasiado grande ni demasiado pequeño. Entre 5 y 10 personas es un tamaño óptimo.
  • La frecuencia de los encuentros no debe ser ni demasiado frecuente ni demasiado esporádica. Una vez por semana puede ser una frecuencia adecuada. Es importante que los horarios y días escogidos sean siempre los mismos, para que los participantes puedan organizarse.
  • La duración dependerá del número de participantes. Ésta debe ser suficiente como para permitir que todos los miembros puedan hablar cómodamente. Un par de horas suele ser suficiente, aunque el tiempo podría variar dependiendo de cada grupo.
  • Todos los participantes deben respetar el principio de horizontalidad y no deben mostrar comportamientos que puedan derivar en una jerarquización del grupo.

Características de los GAM

 

Se comparten experiencias

 

El objetivo es conseguir que los miembros participantes compartan sus vivencias y puedan desahogarse, con la tranquilidad de saber que van a ser entendidos por el resto. Los seres humanos necesitamos sentirnos apoyados y escuchados y, en muchas ocasiones, el solo hecho de decir en voz alta lo que sentimos, ya tiene un gran valor terapéutico.

Participación voluntaria

 

Nadie está obligado a compartir sus vivencias si no se siente preparado para ello. Los procesos son individuales y, en ocasiones, la sola escucha de experiencias semejantes puede ser de gran ayuda.

Encuentros periódicos

 

Para que se puedan crear vínculos y una relación de confianza entre los participantes, los encuentros deben producirse con cierta frecuencia, no una sola vez.

Pocos participantes

 

Los GAM deben ser grupos reducidos, pues, de otro modo, sería mucho más difícil generar el clima de confianza que se busca.

No hay roles diferentes

 

Todos los miembros del grupo se hallan al mismo nivel, por lo que no existe ningún tipo de jerarquía. Uno de los principios más básicos es el de garantizar la horizontalidad e igualdad de los participantes. 

Reglas de funcionamiento de estos grupos

 

Aunque cada grupo pueda tener sus particularidades, hay ciertas normas que deben ser comunes a todos ellos y cuyo seguimiento asegurará su éxito y permanencia en el tiempo.

Uno de los puntos principales es que los integrantes de los Grupos de Ayuda Mutua deben mantener el respeto al resto de compañeros en todo momento. Este respeto se demuestra no juzgando los comportamientos y experiencias del resto, no cuestionando la veracidad de una vivencia compartida, no ridiculizando a ningún miembro, respetando los turnos de palabra, practicando la escucha activa y, por supuesto, manteniendo la cordialidad.

escena de participación en Grupos de Ayuda Mutua: personas sentadas en círculo debatiendo

Tampoco se considerará respetuoso dar pautas de comportamiento. Se pueden compartir casos personales de éxito y las estrategias que se han seguido para superar las adversidades, pero no se debe intentar convencer a los demás.

Por otra parte, la regla de confidencialidad asegurará la privacidad y confianza depositada en el resto de compañeros. Por supuesto, sobra decir que no debe compartirse con nadie la información tratada en los encuentros, para no faltar al derecho a la privacidad e intimidad del resto.

Por último, aunque se defienda la libertad de expresión en estos grupos, ningún miembro debería traspasar ciertas barreras y caer en actitudes discriminatorias. En un GAM, no debe estar permitido defender ideas machistas, racistas, homófobas o de cualquier otra índole que suponga la discriminación a un colectivo.

Más noticias

claves para lidiar con el estrés en el trabajo
Formación presencial

5 claves para lidiar con el estrés en el trabajo

Seguramente no exista ningún trabajo sin estrés, pero lo cierto es que algunos exigen de más fortaleza mental y emocional que otros. Sabemos que ejercer

¿Quieres participar en nuestro próximo Webinar?

Suscríbete con tu correo electrónico

— aIUDO FORMACIÓN —

¡Ya estás dentro!

A partir de ahora estarás
informado/a de todo lo relacionado
con Aiudo Formación.

Participa en nuestro
próximo webinar