La Primavera el precio altera
Disfruta de un 70% de descuento en todos los cursos hasta el 31 de marzo

5 técnicas de aseo e higiene para personas mayores

Cuidadora limando las uñas de las manos de una anciana
Tabla de contenidos

Compartir la noticia

A medida que nuestros seres queridos envejecen, es crucial proporcionarles el cuidado y la atención adecuados. Una parte esencial de este cuidado consiste en garantizar una higiene correcta y un aseo personal óptimo del anciano. En este artículo, exploraremos cinco técnicas de aseo e higiene corporal diseñadas para personas mayores. Estas prácticas no solo ayudarán a mantener su salud física, sino que también promoverán su bienestar emocional y mental.

Cuidado de los pies de un anciano

El cuidado de los pies de un anciano es una parte fundamental de su bienestar general. A medida que envejecemos, los pies pueden volverse más vulnerables a diversos problemas de salud, por lo que tener en cuenta su cuidado es esencial.

Es importante lavar a diario los pies del anciano con agua tibia y jabón suave, prestando especial atención a los dedos y las uñas. La higiene de los pies también incluye el corte de uñas y el limado de durezas que hayan podido aparecer. En caso de detectar alguna anomalía, conviene acudir a un podólogo cuanto antes para evitar que el problema vaya a más.

Tareas de aseo e higiene: mujer secando con una toalla los pies de un anciano

También es necesario tener en cuenta el calzado utilizado, pues un zapato inadecuado puede dificultar la autonomía del mayor, provocarle rozaduras o incluso aumentar el riesgo de sufrir caídas.

Baño seguro y cómodo: imprescindible para garantizar la higiene corporal del mayor

El momento del baño puede ser complicado para las personas mayores, ya que estas pueden tener dificultades para moverse y mantener el equilibrio. Para garantizar su seguridad y comodidad, considera incluir las siguientes ayudas técnicas para el aseo de personas dependientes:

  • Barras de apoyo: instala barras de apoyo en la ducha y cerca del inodoro para ayudarle a sostenerse y evitar caídas.
  • Antideslizantes: coloca alfombras antideslizantes en el suelo del baño y dentro de la bañera o ducha.
  • Silla de ducha: una silla de ducha para mayores permite que el anciano se siente cómodamente mientras se baña, reduciendo el riesgo de sufrir caídas.

Es muy recomendable que la persona cuidadora se forme con un Curso de Aseo e Higiene de la Persona Dependiente, con el que adquirirá los conocimientos necesarios para saber qué productos conviene utilizar, cómo se debe realizar el aseo y cómo proceder cuando el mayor presenta heridas o lesiones.

Las duchas para personas dependientes pueden resultar desafiantes, pero siguiendo estas pautas se puede garantizar un baño seguro y cómodo:

  1. Prepara el baño con antelación: asegúrate de disponer de todos los productos y artículos necesarios como: jabón suave, toallas limpias, champú, esponja, etc.
  2. Ofrece ayuda al mayor para trasladarse: permítele agarrarse a ti para entrar y salir de la ducha o bañera y asegúrate de que la silla de ducha está colocada en un sitio firme y estable. Revisa que las ruedas o patas estén bloqueadas para evitar accidentes.
  3. Ducha sedente: utiliza una ducha de mano o una jarra con agua para enjuagar suavemente el cuerpo de la persona mientras está sentada en la silla. Asegúrate de cubrir todas las áreas, incluyendo el cabello y las partes íntimas.
  4. Lavado: utiliza jabón y una esponja suave para limpiar con delicadeza la piel de la persona mayor. Presta atención a los pliegues de la piel y áreas de difícil acceso. Evita frotar con fuerza, ya que la piel de las personas mayores suele ser más delicada.
  5. Secado: usa una toalla suave para secar completamente al anciano, asegurándote de que ninguna zona permanezca húmeda.

No hay que olvidar la higiene bucal de las personas mayores

A la hora de cuidar a una persona dependiente, a veces nos centramos sólo en el cuidado corporal, pasando por alto aspectos tan importantes como la salud bucodental. La higiene personal en adultos abarca distintas áreas a las que es importante prestar atención.

Algunas pautas para garantizar una buena higiene bucal en personas mayores son las siguientes:

  • Cepillado regular: asegúrate de que el anciano se lave los dientes al menos dos veces al día con un cepillo suave.
  • Uso de enjuague bucal: un enjuague bucal con flúor puede ayudar a prevenir la caries dental.
  • Visitas periódicas al dentista: programa revisiones dentales regulares para controlar la salud bucal de la persona dependiente.

Protocolo de aseo del paciente encamado

Cuidar y asear a una persona que se encuentre postrada en una cama supone una dificultad añadida. Para saber cómo lavar a una persona encamada es conveniente formarse previamente, pues es un tema delicado. En términos generales, se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

  • Informa al usuario de que se va a proceder a realizar su aseo.
  • Considera adquirir un lavacabezas para personas encamadas, pues la limpieza del cabello puede resultar complicada sin entrar a la ducha.
  • Asegúrate de que ninguna zona del cuerpo del anciano se quede húmeda y sécale toda la piel con suavidad.
  • Aprende a cambiar pañales a una persona encamada.
  • Presta especial atención a zonas delicadas como: los genitales, las axilas, detrás de las orejas, los oídos, los ojos, etc.

 

Limpieza y mantenimiento de prótesis

El cuidado adecuado de las prótesis es esencial cuando se atiende a una persona mayor que las utiliza. Las prótesis, ya sean dentales, auditivas o de otro tipo, pueden mejorar significativamente la calidad de vida del anciano, pero requieren un mantenimiento regular para garantizar su funcionamiento óptimo y evitar problemas de salud. Algunos consejos para mantener en buen estado las prótesis son los siguientes:

  • Limpieza diaria: es fundamental limpiar la prótesis a diario para eliminar la acumulación de bacterias y restos de comida. Para las prótesis dentales, se recomienda usar un cepillo suave y agua tibia. Evita usar pasta de dientes abrasiva, ya que puede dañar la superficie.
  • Noches sin prótesis: en el caso de las dentaduras postizas, es importante que la persona mayor deje de usarlas durante la noche para dar tiempo a las encías de descansar y recuperarse. Las prótesis deben mantenerse en un recipiente con agua o una solución adecuada durante la noche para evitar que se sequen y se deformen.
  • Productos de limpieza: existen productos específicos de limpieza, como tabletas efervescentes, que pueden ayudar a eliminar las manchas y las bacterias. Estos productos son útiles para una limpieza más profunda y deben utilizarse siguiendo las indicaciones del fabricante.
  • Mantenimiento: en el caso de las prótesis auditivas, como los audífonos, es crucial mantener limpias las aberturas y los componentes exteriores. Limpia las prótesis auditivas con un paño suave y seco para eliminar la acumulación de cera y suciedad. Evita el uso de objetos punzantes o líquidos para limpiarlas.

En conclusión, son muchos los aspectos a tener en cuenta cuando se cuida a una persona de edad avanzada y, sin duda, todo lo relacionado con el aseo y la higiene debe cobrar una importancia capital, pues de esto depende, en buena medida, el bienestar del anciano.

Más noticias

¿Quieres participar en nuestro próximo Webinar?

Suscríbete con tu correo electrónico

— aIUDO FORMACIÓN —

¡Ya estás dentro!

A partir de ahora estarás
informado/a de todo lo relacionado
con Aiudo Formación.

25% de descuento

La oferta termina

El día 10 de marzo

20% de descuento en tu primer curso.

Suscríbete y no te pierdas nada: descuentos, ofertas de empleo, charlas, nuevos cursos, consejos y noticias.