Mayo a mitad de precio
Aprovecha nuestra promoción: todos nuestros cursos al 50% hasta el 31 de mayo

5 riesgos laborales de las empleadas del hogar: ¿los conocías?

Mujer que ha sufrido una caída por las escaleras
Tabla de contenidos

Compartir la noticia

¿Creías que las empleadas del hogar estaban exentas de tener que prestar atención a los riesgos laborales? ¡Nada más lejos de la realidad! Son muchos los accidentes que pueden suceder en el ámbito doméstico, entre otras cosas, por desconocimiento o por no prestar la atención suficiente a las medidas de seguridad. Las cuidadoras internas, que residen y trabajan en el hogar de la persona a la que cuidan, son especialmente vulnerables a este tipo de sucesos, ya que pasan mucho tiempo en el hogar y se pueden ver expuestas a situaciones de peligro sin ser conscientes de ello.

De hecho, recientemente, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha anunciado que en los próximos meses el Gobierno intentará sacar adelante una regulación de los Riesgos Laborales de las trabajadoras del hogar.

En este post te explicamos qué tipos de riesgos laborales son los más frecuentes del sector. ¡Continúa leyendo!

Las caídas: uno de los accidentes más frecuentes

Son muchos los motivos por los que podríamos tropezarnos y caernos en el hogar. A continuación mencionamos algunos de ellos:

  • Precipitarnos por las escaleras, ya sea por subir o bajar muy deprisa, no tener la suficiente iluminación, no agarrar bien la barandilla, etc.
  • Pisar una alfombra o un tapete mal colocado en el suelo y resbalar.
  • Caminar sobre una superficie húmeda.
  • Tropezar con un objeto o con un animal de compañía.
  • Resbalar en la ducha o bañera.
  • Subir a una escalera portátil o taburete para tratar de coger un objeto que se encuentre a una altura superior.
  • Perder el equilibro al sufrir un mareo.
  • Tropezar por no contar con la iluminación suficiente en una estancia.

Plano detalle de las piernas de una mujer tropezando con una alfombra

Como vemos, podemos vernos expuestos a situaciones de peligro a diario. Una caída puede ser inofensiva, pero también podría complicarse en los casos en los que es más aparatosa, provocando una serie de daños físicos como son: contusiones y moretones, esguinces y luxaciones, roturas de hueso, cortes y laceraciones, lesiones en la columna vertebral, daños en la cadera, rotura de dientes, desgarros musculares, lesiones internas e incluso la muerte, en algunos casos.

Realizar un curso de prevención de riesgos laborales te permitirá identificar las amenazas que te puedes encontrar en tu día a día como empleada del hogar y actuar de manera eficaz en caso de sufrir un daño.

Para evitar caer, podemos tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  1. Subir despacio las escaleras, prestando atención a cada paso que damos y cerciorándonos de contar con una correcta iluminación.
  2. Utilizar cintas antideslizantes para fijar las alfombras y tapetes al suelo.
  3. Limpiar los derrames en el suelo de inmediato y avisar al resto de miembros del hogar de que la superficie está húmeda para que no transiten por ahí.
  4. Mantener los espacios lo más ordenados y despejados posible.
  5. Utilizar alfombrillas antideslizantes en la ducha o bañera, e incluso sillas de baño en caso de ser necesario.
  6. Si nos sentimos mareados, tomar asiento lo antes posible o, por lo menos, agarrarnos a una superficie estable mientras se pasa la sensación.
  7. Mejorar la iluminación de la casa y colocar luces nocturnas o que funcionan con sensor de movimiento.

Es muy importante que las personas a cargo de los mayores sepan qué medidas tomar para prevenir las caídas en ancianos, que también se producen con mucha frecuencia en el hogar.

Los cortes: un tipo de lesión que requiere de atención especializada

Ya sea manipulando cuchillos de cocina, por la rotura de un objeto de vidrio, abriendo una lata o utilizando herramientas de bricolaje, los cortes son bastante frecuentes en el ámbito doméstico. Si bien los poco profundos pueden solucionarse fácilmente desinfectando la herida y cubriéndola con una gasa o tirita, hay otros más graves que pueden exigir de acudir a urgencias de inmediato.

¿Cómo saber si un corte es grave?

Determinar la gravedad de un corte es esencial para saber cuándo es necesario buscar atención médica inmediata. A continuación mencionamos algunos signos que indican que un corte puede ser grave:

  • El sangrado es abundante y no cesa después de 10 – 15 minutos.
  • El corte es profundo y expone tejido subyacente, como músculos, tendones o huesos.
  • La herida mide más de 1 – 2 cm.
  • Se encuentra en una área sensible como la cara, las manos o una articulación.
  • El corte afecta a la función de una parte del cuerpo.
  • Presenta signos de infección: hinchazón, enrojecimiento, calor, pus, fiebre, etc.
  • Se siente entumecimiento u hormigueo en la zona.
  • Ha sido causado por un objeto sucio u oxidado.
  • Han quedado restos materiales en la herida, como trozos de vidrio o de metal.
  • Experimentas mareos, debilidad, dificultad para respirar o sudoración tras el corte.

Se aconseja contar con un botiquín de primeros auxilios en todos los hogares, para disponer de los materiales básicos que permiten prevenir complicaciones y mejorar el pronóstico de una lesión. 

Las quemaduras: un daño peligroso y doloroso

Quemarnos en el ámbito doméstico es bastante fácil. Ya sea porque estemos manipulando objetos o líquidos calientes en la cocina, planchas, electrodomésticos defectuosos, productos químicos peligrosos, cigarrillos, chimeneas, calentadores… Los riegos están por todas partes.

Foto detalle de una mujer curándose una quemadura de la mano. La prevención de riesgos laborales para las empleadas del hogar es vital

Algunas medidas de prevención de quemaduras en el hogar que deberíamos seguir son las siguientes:

  • Cocina: utiliza guantes o manoplas aislantes para manipular objetos calientes, orienta los mangos de las ollas hacia el interior de la estufa y no dejes fuegos encendidos sin vigilar.
  • Electricidad: desconecta los electrodomésticos cuando no los estés utilizando y evita usar cables pelados o dañados.
  • Productos químicos: lee atentamente las etiquetas de los productos de limpieza y sigue las instrucciones de uso, utiliza guantes y gafas protectoras al utilizarlos y ventila bien el área donde te encuentres.
  • Cigarrillos: no fumes dentro de casa y, sobre todo, no lo  hagas cerca de materiales inflamables.

Levantar cargas pesadas: una práctica que puede provocar lesiones

Las cuidadoras de personas mayores en ocasiones necesitan trasladar al mayor con dificultades de movilidad de un lugar a otro de la casa. En el momento del traslado, es importante conocer cómo se deben realizar correctamente las movilizaciones y transferencias, precisamente para evitar daños y asegurar tanto la seguridad de la persona trasladada como la de la trabajadora.

Del mismo modo, mover muebles pesados, electrodomésticos u otros objetos de gran volumen puede provocar lesiones en la espalda, cuello y articulaciones, especialmente si se hace de forma incorrecta.

Inhalar sustancias nocivas: un desencadenante de problemas respiratorios

Es bastante frecuente que las empleadas del hogar manipulen distintos productos con los que llevar a cabo la limpieza del hogar. Algunos de estos son verdaderamente tóxicos y únicamente deberían utilizarse tomando las medidas de seguridad adecuadas. En términos generales, ventilar bien las estancias es la clave. Cuando inhalamos estas sustancias, podemos sufrir irritaciones de las vías respiratorias, intoxicaciones e incluso quemaduras, como he visto en puntos anteriores.

Algunos de los compuestos peligrosos son: la lejía, el amoníaco, el ácido clorhídrico, la sosa cáustica, el ácido sulfúrico, entre otros. La combinación de estos con otros puede desencadenar además, reacciones peligrosas e inesperadas.

Como hemos visto a lo largo del artículo, es importante tomar conciencia de los riesgos a los que nos exponemos al trabajar en el ámbito doméstico, pues muchas veces se pasan por alto y no actuamos correctamente en caso de emergencia.

Más noticias

¿Quieres participar en nuestro próximo Webinar?

Suscríbete con tu correo electrónico

— aIUDO FORMACIÓN —

¡Ya estás dentro!

A partir de ahora estarás
informado/a de todo lo relacionado
con Aiudo Formación.

25% de descuento

La oferta termina

El día 10 de marzo

20% de descuento en tu primer curso.

Suscríbete y no te pierdas nada: descuentos, ofertas de empleo, charlas, nuevos cursos, consejos y noticias.